Saltar al contenido
Cama Montessori

¿Por Qué El Método Montessori Recomienda Una Cama Baja Para Un Niño?

La cuna proporcionada en el método Montessori es muy diferente de la cuna de barreras altas habitual. Más bien, es un colchón con una altura de unos 10 cm.

En el método Montessori, no se aceptan restricciones violentas. ¡El bebé nació para moverse! Una cama baja es uno de los elementos del entorno que proporciona al niño la necesidad de moverse inmediatamente después de despertarse. Esta es una condición que permite que el bebé se mueva libremente desde el nacimiento.
Y es una cama de este tipo que no se convierte en un lugar de confinamiento, donde se lleva al niño para que no interfiera o esté “seguro”, pero este es el lugar del que puede salir de forma independiente si ya no hay necesito dormir. 

¿Por qué el Método Montessori recomienda este tipo de camas?

M. Montessori escribe sobre esto:

“Un niño debe tener derecho a dormir cuando tiene sueño, a despertarse cuando duerme y a levantarse cuando quiera”. 

Una cama en el suelo en forma de colchón bajo es un lugar desde el que el niño puede ver el espacio a su alrededor sin interferencias. 

Si tomamos una cuna ordinaria con barreras, solo se pueden ver los lados y parte del techo, además, tal descripción general le da al niño una idea distorsionada del espacio que lo rodea, es decir, el niño ve todo el espacio en la cuna. 
Es poco probable que usted mismo quiera estar en un espacio así durante mucho tiempo, y tan pronto como se despierte, le rogará que lo saque de allí y le pida ayuda. 

Bebe durmiendo en una cama baja ( Montessori)

Ventajas de una cama en el suelo: 

  • Desde ella se puede ver claramente toda la habitación.
  • Después de un tiempo, esta descripción general le permitirá al niño construir en su mente el mapa completo de su primer espacio.
  • El niño desarrolla ritmos naturales de sueño y vigilia. El niño no tiene limitación de movimiento después de despertarse y puede salir de la cama de forma independiente y elegir un juguete ubicado a su lado, por lo que esto le da la sensación de que tiene el control de su sueño, lo que le permitirá desarrollar el hábito de irse a la cama solo cuando está cansado y de estar ocupado después de despertarse.
  • Además, cuando un niño duerme en una cama baja, muy temprano comienza a sentir el borde, en el futuro, no tendrás que protegerlo de caídas accidentales desde camas altas. 
  • Al colocar una cama de este tipo en una habitación, es necesario colocar una alfombra a lo largo del lado abierto para reducir la diferencia de nivel entre el colchón y el piso. Esto será muy útil cuando el bebé comience a darse la vuelta.
  • En las primeras etapas, las almohadas deben colocarse a lo largo de la pared y en la cabecera para que el niño se sienta más seguro. Si toma mi propia experiencia de implementar este elemento de la habitación de los niños, entonces también me adherí a este principio. Incluso antes de que naciera el bebé, tomé la decisión de abandonar la cuna tradicional con barrotes. 
  • Y esto es lo que la propia M. Montessori escribe sobre la cuna en su libro “Niños – Otros”:


“Lo que se llama cuna, en realidad, no es más que la primera prisión terrible … Esta cama forzada es una realidad y un símbolo al mismo tiempo. Son prisioneros de una civilización que fue creada por adultos y para adultos, que cada vez más rodea al niño y deja cada vez menos espacio para el desarrollo. Una cuna es una jaula tan alta que un adulto no necesita inclinarse sobre un niño, dispuesta de tal manera que pueda ser arrojado a la misericordia del destino. ¡Déjala llorar! ¡No se lastimará a sí mismo! Y todo alrededor del niño se oscurece para que la luz del nuevo día no pueda penetrarlo y despertarlo. Si queremos acudir en ayuda de la vida espiritual del niño, entonces debemos, en primer lugar, quitar la cuna y abandonar la costumbre del sueño forzado y anormalmente prolongado “.

María Montessori
Bebe sube a cama montessori

Preguntas frecuentes sobre la cama Montessori en el suelo

Seguramente y como es normal, por nuestro afán por la seguridad de nuestros bebes, nos hagamos preguntas sobre este tipo e camas o metodología para el sueño de los niños:

¿Puede el niño levantarse de la cama?

La respuesta a la primera pregunta es sí. Es probable que su hijo se caiga, salga de la cama varias veces, pero como el colchón está en el suelo, el niño permanecerá sano y salvo. Puede colocar una manta doblada alrededor del colchón para amortiguar una caída, pero la mayoría de los padres piensan que esto es innecesario.
¿Qué tipo de experiencia tendrá su hijo? Aprenderá a sentir los bordes de la cama, sabrá lo que pasa cuando se mueva por este borde, cuando ruede por el borde, aprenderá a controlar su cuerpo, entenderá cómo girar para no estar afuera el perímetro del colchón. 

Estas son lecciones muy importantes para la seguridad futura y el desarrollo mental de su bebé. En tal entorno, comienza a familiarizarse con las relaciones de causa y efecto y a formarse una comprensión del entorno.
Una cama baja ayuda a los niños a desarrollar un sentido de su propio cuerpo: el niño comienza a sentirse en el espacio, comienza a comprender cuánto esfuerzo se debe hacer para tal o cual movimiento.

Trabajo corporal que funcione bien, precisión de movimientos: esto es lo que se necesita en la vida, le permite tener éxito en los deportes, el arte, es útil en la mayoría de las especialidades médicas y en muchas otras industrias.
Ahora veamos la segunda pregunta, cómo hacer que un niño esté en la cama. 

¿Se quedará en la cama cuando comience a moverse activamente? ¿Es posible dejar al niño solo durante al menos un minuto si no hay cuna?

Por supuesto, la cuna es conveniente para los padres: puede dejar al niño allí durante un tiempo cuando los padres no estén presentes. Práctico, ¡pero a qué precio! La mayoría de los niños se resisten a irse a la cama, y ​​los padres, como las historias de terror, hablan de las rabietas que tienen sus bebés al acostarse. Todos hemos oído hablar de los trágicos casos en que los niños tuvieron accidentes, tratando de levantarse de la cama o salirse de la cuna, tan pronto como sus padres abandonaron la habitación.

¿Qué pasa? ¿Los bebés nunca quieren dormir? ¿O no les gusta dormir en una cuna? 

La respuesta a estas preguntas se puede encontrar colocando al niño en el suelo. En el suelo, el niño no se siente preso y, por tanto, el sueño se convierte para él en una experiencia placentera y no en una circunstancia impuesta desde el exterior. Al niño le gusta sentir que tiene el control de su vida: si quiere puede dormir, si no, puede levantarse de la cama y jugar con uno o dos juguetes que estarán a su disposición en una habitación infantil debidamente equipada. Y luego, cuando realmente se canse (y esto debería suceder en ese momento u otro) se dormirá: o aquí, en el suelo, o volverá a la cama.

Los niños no tienen que vivir en un horario que sea cómodo para sus padres. En lugar de adaptar al niño a sus propias necesidades, debemos estudiar las necesidades de su desarrollo. Al crear en el niño emociones positivas a partir del proceso de quedarse dormido en una atmósfera cómoda para él, desarrollamos la habilidad de un sueño reparador y saludable, que será útil para nuestros hijos por el resto de sus vidas.

 Imagine una situación en la que, poniendo a su hijo en su colchón, lo acaricia en la espalda y simplemente sale de la habitación, donde su hijo se quedaría dormido sin su participación, por sí solo. ¿No es eso mejor que la rabieta diaria que suele acompañar al acostado de un niño? Si le resulta difícil creer que un niño de 10 meses no puede elegir cuándo dormir, cuándo jugar, no es el único/a. Sin embargo, ha habido padres durante más de cien años. que siguen las recomendaciones de María Montessori y utilizan con éxito el colchón de cama para sus hijos. Estos padres tienen la oportunidad de observar de primera mano la capacidad de sus hijos para regular su sueño.

Una cama con colchón de suelo requiere confianza, comprensión, compromiso y flexibilidad por parte de los adultos. Al crear un entorno para que su hijo tome decisiones, lo ayuda a ser más independiente, maduro y seguro.